Saltear al contenido principal
¡Feliz Navidad!

Vamos presurosos a Belén emocionados por los cantos de los ángeles que anuncian la venida de nuestro Salvador y allí encontramos a José y María con un Niño recién nacido, envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Rey mío y Dios mío. Afinamos nuestros instrumentos y nuestras voces para adorarlo con todo nuestro ser. “Nuestro Dios merece una alabanza armoniosa. Para Ti es mi música, Señor”.

Volver arriba